lunes, 18 de mayo de 2015

b8 Fuente de las Cuatro Estaciones


   Aún a riesgo de resultar pesado recordaré en cada una de las entradas referidas a las diferentes zonas del parque lo siguiente:

   Para comprender bien lo que aquí analizaré es recomendable ver las entradas del blog en donde presento unos mapas del parque, así como el resto de entradas en que he ido desgranando cada rincón del mismo.


Postal
PASATIEMPO-BETANZOS
17. Fuente de las Cuatro Estaciones.

   Dejamos atrás la antesala del parque y cruzamos el estrecho camino que desemboca en la zona más extensa del Pasatiempo. Si venimos de una zona dónde predominaban los jardines y en la zona de las terrazas predominarán los contenidos escultóricos, ahora el protagonismo lo toma la vegetación, a simple vista el verde lo domina todo.
Postal
PASATIEMPO-BETANZOS
14. Invernadero de abajo.

Postal
PASATIEMPO-BETANZOS
19. Entrada por el Carregal.

   Entre arbustos y árboles, tras dejar el camino que une ambas zonas y girar hacia la derecha, nos encontramos la primera de muchas fuentes que encontraremos en el parque. Uno de los pocos elementos de la parte baja del parque que sobrevivió hasta nuestros días.

(Parte 9) Fuente de las Cuatro Estaciones




   Se trata de una fuente monumental de base octogonal. Cuenta con una cuenca intermedia donde reposan las cuatro mujeres que representan a las estaciones que dan nombre a la fuente y otra superior de la que sobresale el que, creo, era el primer surtidor de agua. En este elemento vemos una de las constantes decorativas de todo el parque, las conchas. En las fotos antiguas apreciamos que de él sobresalían diversos elementos.



   A los pies de las alegorías de las estaciones podemos ver los elementos por los cuales caía el agua al vaso inferior, las bocas de cuatro cabezas de león. Del vaso intermedio caía el agua a la base de la fuente, lo hacía a través de las bocas de diez máscaras.
   Actualmente (2015) la fuente no está en funcionamiento, observando las fotos antiguas, donde podemos verla en funcionamiento, y actuales, no parece que hubiese ningún otro surtidor en la fuente.


   En la parte inferior destaca la presencia de cuatro nichos vacíos, antiguamente albergaban a cuatro figuras de niños, quizá ángeles. (Los "niños" y las "cabezas de león" estaban situados en las verticales de las estaciones).


Fuente: Arquivo de Betanzos.

    Por último tenemos a las cuatro estaciones. Representadas de modo alegórico por cuatro mujeres. Motivo repetido en multitud de ocasiones en el mundo del arte, tiene una clara relación con el mundo de la agricultura y con los ciclos vitales.

Mosaico romano representando las estaciones.
Fuente: Wikipedia.

Primavera, verano, otoño, invierno, de Alphonse Mucha 1896.
Fuente: Wikipedia.

   PRIMAVERA - La primera de las figuras sostiene una cornucopia, el cuerno de la abundancia. Todas las figuras van vestidas con túnicas al estilo clásico. La riqueza y exuberancia representa a la primavera, época donde la naturaleza nos regala su abundancia. A esta figura le falta la mano derecha, en ella sostenía una vara.
   VERANO - Continuando la lectura de izquierda a derecha, vemos la segunda  mujer, de nuevo con una túnica, pero en esta ocasión la sujeta bajo su pecho, que queda al descubierto. El desnudo nos sitúa en la época estival.
   OTOÑO - Nos encontramos con la tercera figura sosteniendo varios racimos de uvas. Las uvas nos sitúa en la época de la vendimia, en la estación del dios Baco, en el otoño.
   INVIERNO - La última alegoría porta en sus brazos un hatillo de leña. De nuevo jugamos con una cuestión de temperatura, el frío asociado al invierno.



¿Por qué la fuente se encuentra enterrada?

   Comparando las fotos actuales y antiguas de la fuente observamos que en la actualidad se encuentra enterrada. Efectivamente, toda la zona del parque antiguo ha sido enterrada, por ello, el habitual antepecho que evitaba que alguien pudiese caer a la fuente, queda a día de hoy a ras del terreno. Desconozco por qué motivo se procedió de este modo, peor actualmente en las intervenciones arqueológicas es habitual proteger los restos con ciertos tejidos (geotextiles) que son posteriormente soterrados bajo varios centímetros de arena. Fuese como fuese, no cabe duda de que del modo en que se realizó este "enterramiento" podemos pensar que varios elementos del parque perviven todavía bajo el terreno actual. En el caso de la Fuente de las Cuatro Estaciones, podría retirarse ese terreno y dejar a la vista la base al completo. Podría también mantener el recinto vallado que la contiene en mejores condiciones, por no hablar de ciertas labores de limpieza que, como tantos otros elementos del parque, clama a gritos. De todas formas en los últimos años, la zona ha ganado algo en visibilidad y limpieza gracias a la presencia del paseo que rodea el campo de fútbol y la propia fuente.


¿"Vino" esta idea en la maleta de don Juan tras su viaje europeo?

   El libro "<<El Pasatiempo>> O capricho dun indianode Ignacio Cabano Vázquez, Mª Luz Pato Iglesias y Xosé Sousa Jiménez nos indica el lugar en que Juan se inspiró para crear la Fuente de las Cuatro Estaciones, Paris.
   Leyendo el libro de Rogelio Borondo, "Memorias de un viaje improvisado", no encontramos alusión alguna a la fuente de la plaza Louvois, obra de Jean-Baptiste Klagman (1836–1839), situada frente a la entrada de la Biblioteca Nacional de Francia. No cabe duda, sin embargo, que la inspiración viene de ahí. Las fotos hablan por sí mismas. Cuatro figuras femeninas, base octogonal, cabezas de león, máscaras, nichos con esculturas de niños... las semejanzas son demasiadas. Apenas vemos leves diferencias, cambia la situación de algún elemento, la disposición de los surtidores y los recorridos que tiene el agua dentro y fuera de la fuente y los materiales, por supuesto. La Fuente de las Cuatro Estaciones ya no cuenta como los Leones, los Emperadores o la Escultura de los Hermanos García con un noble material como es el mármol. Comenzamos a ver dentro del parque uno de sus mayores valores, el temprano uso del cemento Portland que sitúa al Pasatiempo como una de las obras pioneras en toda España.


Fotografías tomadas de la web paris1900.lartnouveau.com


¿En qué lugar debe de estar la fuente?

   En los meses anteriores a la redacción de esta entrada, mayo de 2015, leí en varios lugares la idoneidad de cambiar la posición de la Fuente de las Cuatro Estaciones. No cabe duda de que cualquier bien patrimonial debe de desplazarse en casos extremos. El simple hecho de adornar una rotonda con la presencia de la fuente, no es razón suficiente para mover, con todos los riesgo que ello supone, un elemento como éste. La descontextualización que sufre un bien de este tipo al desplazarlo de su ubicación original puede ser algo irreparable, como ocurre, sin ir más lejos, con el diálogo que la Estatua de los Hermanos García mantenían con la de la Caridad y con el Asilo, actualmente perdido con la estatua de los hermanos lejos del Pasatiempo. La fuente no está ejecutada en piedra, realizar un cuidadoso despiece con el necesario control del despiece de los sillares, es, por tanto, imposible de realizar. Está fundida toda en una pieza de hormigón, al menos a simple vista se trata de un volumen único, desplazarla supondría cortarla en diversas piezas. Espero que no se tome la enésima mala decisión respecto al maltrecho Pasatiempo y que la fuente se quede en su lugar original.

Cromo dedicado al parque del Pasatiempo dentro de la colección “Las Bellezas de Galicia”.
"Serie 11 BETANZOS nº 5
En el Pasatiempo"

¿En quiénes se han inspirado las cuatro estaciones?

   Como en muchos lugares del parque, la familia de don Juan sirvió para darle cara a muchas de las figuras allí presentes. En muchos casos eran abiertamente representaciones de ellos mismos, como en la Estatua García Hermanos o en el relieve Viaje a Egipto. En esta ocasión, Joaquina y Águeda, dos de las hijas de Juan y María Iribarne sirvieron de modelos para dar rostro a dos de la estaciones.

María Iribarne Lascort y Juan García Naveira con sus hijas Joaquina y Águeda sentados frente al Pabellón.
Fuente: Arquivo de Betanzos.



Simpática foto familiar de  Juan García Naveira con uno de sus nietos montado en un burro. Las rampas de madera en torno al vaso inferior de la fuente podrían indicarnos que ésta todavía estaba construyéndose.





   Gracias a Juan Rodríguez Arnao por aportar interesantes datos a esta entrada.



Fuentes:

El libro "<<El Pasatiempo>> O capricho dun indianode Ignacio Cabano Vázquez, Mª Luz Pato Iglesias y Xosé Sousa Jiménez (pág. 30).

No hay comentarios:

Publicar un comentario