miércoles, 25 de marzo de 2015

Construcción del Pasatiempo 1893-1933

  Antes de intentar desgranar cada una de las partes del Pasatiempo, quiero recalcar algunas peculiaridades de su construcción.

   En 1893Don Juan vuelve de Argentina. Ese mismo año comienza a dar forma a su proyecto personal, a su huerta, a su Pasatiempo. Allí volcará mucho más que dinero e ideas, dará riendas suelta a su imaginación y podrá poner en práctica sus ideales.
   


Dicha fecha queda reflejada en el propio parque, frente al Estanque de la Gruta. 

   El año de finalización de los trabajos no es tan claro. Don Juan siguió trabajando en su capricho durante toda su vida, como demuestra la estatua en donde Juan se hizo retratar a sí mismo, ya anciano, jugando con su nieto. Podríamos decir que en 1914 debió de acabarse la práctica totalidad del parque tal cual lo conocemos a día de hoy. Dicha fecha debe de tomarse con cierto valor simbólico.
   El carácter inconcluso del 5º nivel (dónde se ubicaba la escultura anteriormente citada) nos indica que Don Juan seguía trabajando en ella, llenando esta terraza de esculturas, fuentes o murales como ya había ocurrido en el resto del parque. Podríamos afirmar que el Pasatiempo es una obra inconclusa.

   Las obras abarcaron un largo periodo de más de 20 años e incluso sufrió dos largas pausas:
   - Del año 1908 a 1912, cuando se lleva a cabo la edificación del Asilo y las Escuelas financiadas por Don Juan y Don Jesús. Los esfuerzos económicos y la mano de obra cambiaría de ubicación durante estos cuatro años.
   - De 1914 a 1918 debido a la Gran Guerra (conocida años después como la I Guerra Mundial).

   Esta forma de actuar, haciendo la obra tan lentamente, nos puede resultar extraña a día de hoy y creo que merece ser analizada.
   En grandes infraestructuras públicas como puentes, autovías o redes ferroviarias, podemos concebir que una obra dure varias décadas. Expuestas como están a recortes económicos y a cambios generados por caprichos políticos o cambios en los gobiernos. Pero quizá no pensemos lo mismo de un Parque de las dimensiones del Pasatiempo y financiado con capital privado de alguien pudiente. No cabe duda que no fue una obra al uso. No existió un proyecto inicial donde se planificase el parque entero y por ello no existió una única obra entre el 1893 y 1914. Fue un goteo de numerosas intervenciones las que conformaron el Pasatiempo. Los viajes de Don Juan, la llegada de nuevos materiales, de nuevas influencias… todo fue modificando ese rincón de Betanzos de un modo pausado y prolongado en el tiempo. Creo que será difícil encontrar documentación de estas obras, se dice que Águeda, la hija de Don Juan, era la encargada de realizar los planos que materializaban las ideas de su padre. Estamos hablando seguramente de pequeñas obras dentro de su jardín privado, donde quizá no existió material gráfico que surgiese de un estudio de arquitectura ni pasase por organismo de control alguno. Ojalá me equivoque y pudiéramos contemplarlos algún día.
   Otro punto que nos ayuda a comprender lo extraño de la construcción y vida del parque es el carácter filantrópico que tenían en sí mismo. Las gentes de Betanzos trabajaban en él en las épocas de mayor necesidad, parece que en cierto modo se regulaba el volumen de trabajo en el parque en función del paro existente en la zona. Se dice también que los obreros allí empleados recibían instrucción relativa a jardinería o construcción y que además se verían obligados a acudir a las Escuelas mientras trabajaran para Don Juan. Todo ello con el fin de lograr un mayor nivel de educación entre los betanceiros, se dice que en la época Betanzos llegó a tener un índice de analfabetismo muy bajo.

   Intentaré sacar información de documentos y fotos de la época y trataré evitar el “copia pega” que sufre la mayor parte de la información existente sobre el Parque. Conste que yo no puedo evitar citar constantemente a ciertas fuentes como el libro “<<El Pasatiempo>>, O Capricho de un Indiano”, simplemente pretendo analizar lo que iré poniendo en el blog y no repetir ciertas frases como  si fuesen "mantras". Por último, huiré de esas verdades y cifras tan redondas y sobadas que nunca se explican ni justifican.
   En las postales y fotos de la época, quizá la única verdad existente sobre el parque, podemos ver zonas en plena construcción, huecos que con el tiempo tomarían forma, huellas de cambios e incluso elementos que más tarde dejarían paso a otras. Analizándolas arrancaré cada una de las siguientes entradas. Gracias a ellas vemos cómo fue creciendo el Pasatiempo, viéndolas tenemos la única oportunidad de ver como fue el capricho de tan generoso indiano.



2 comentarios:

  1. Buenas. Desconocía la existencia de un libro sobre el pasatiempo. Intentaré conseguirlo y ponerme a leerlo. Me parece una obra magnífica la que han hecho los hermanos Naveira y una pena como está deteriorado. Luchemos por hacer algo para salvarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy interesante, gracias a ese libro existe este blog. Leí el libro y, al conocer mejor lo que es el Pasatiempo, caí rendido a sus pies.

      Eliminar